El tema de las relaciones sexuales siempre se encuentra colmado de prevenciones con respecto a las infecciones o enfermedades de transmisión sexual, de tal forma que las personas puedan comenzar a cuidarse con respecto a estas cosas ya que la sexualidad no debería verse afectada en gran magnitud generalmente, y el sufrir o padecer una de estas enfermedades hará que muchas cosas cambien en la vida cotidiana del sujeto que la haya contraído en una mala suerte en un encuentro sexual sin cuidado alguno.

Existen muchas enfermedades de transmisión sexual (ETS) o infecciones de transmisión sexual (ITS) que son conocidas por la gran mayoría de las personas que son sexualmente activas y pueden llegar a correr el riesgo de ser contagiados como lo es el caso del virus del VIH (virus de inmunodeficiencia humana), que es uno de los más peligrosos y, por ende, más conocido por todas las personas. Sn embargo, hay algunos nombres que no son tan sonados como lo es la clamidiasis o clamidia, que puede afectar tanto a hombres como a mujeres por lo que es importante crear conciencia al respecto.

¿Qué es, realmente, la clamidiasis?

La clamidiasis o clamidia es causada por una bacteria que se llama Chlamydia trachomatis y afecta tanto a hombres como a mujeres, por lo que básicamente asecha a todas aquellas personas que se encuentran sexualmente activas y es una condición de salud bastante delicada ya que se puede contraer durante el sexo oral, anal o vaginal en el que la otra persona se encuentre infectada por la clamidiasis.

Cabe destacar que si se tienen múltiples parejas o no se utiliza condón durante el coito, se puede estar más propenso a ser infectado con esta condición que es la clamidiasis. Esta enfermedad es asintomática, es decir, usualmente no se presentan síntomas relacionadas con la misma por lo que se suele pasar por alto por parte de algunas de las personas.

Sin embargo, se puede recalcar que si se llegan a presentar síntomas, en la mujer pueden ser flujo vaginal anormal, sensación de ardor al orinar que es bastante molesta y dolor durante las relaciones sexuales; mientras que en los hombres se puede presentar secreción del pene, sensación de ardor al orinar, ardor o picazón alrededor de la abertura del pene y dolor e inflamación en los testículos.