La celulitis infecciosa es una enfermedad que afecta de manera aguda a la piel, específicamente a la capa de la piel llamada dermis, aunque en casos más graves puede afectar los músculos. Ésta enfermedad puede estar acompañada de síntomas como inflamación en la zona afectada, enrojecimiento, sensación de calor en la piel afectada, dolor y fiebre.

La celulitis infecciosa es provocada por bacterias que están en nuestra misma piel, agua contaminada que entra en contacto con nuestra piel, sobre todo si ya tenemos heridas o lesiones en nuestra piel, asimismo, podemos contraer bacterias por el contacto con otras personas que tienen la enfermedad, también, esta batería puede aparecer en heridas, cortaduras, picadas u otras lesiones en la piel que no han sido tratadas adecuadamente provocando una infección. Cuando las bacterias han entrado a nuestro organismo, afectan las células de nuestra piel y en cuestión de horas se empiezan a sentir los síntomas y éstos se van extendiendo por todo el miembro de nuestro cuerpo afectado.

Cualquier persona está expuesta a contraer la celulitis infecciosa, aunque las personas más expuestas a contraerla son las que se inyectan esteroides y las personas que padecen de diabetes  y se puede manifestar en cualquier parte del cuerpo como los pies, las manos, el rostro, etc. Existen diversos tipos de celulitis dependiendo en el lugar en que se localizan y en los casos que afecta el rostro, específicamente cerca de los ojos o si afecta las articulaciones puede llegar a poner en riesgo la vida de quienes lo padecen.

Los médicos recomiendan que siempre que suframos alguna herida, quemadura u otro tipo de lesión en nuestra piel, es vital curarlas de manera adecuada e inmediata para prevenir infecciones y evitar la entrada de bacterias. Cuando ya se ha contraído la bacteria, es necesario acudir al doctor y no auto  medicarse hasta estar seguros de  qué enfermedad hemos contraído. Dependiendo del lugar y gravedad de la celulitis infecciosa, puede llegar a afectar las venas.

Dependiendo de qué parte de nuestro cuerpo ha afectado, la celulitis infecciosa se puede clasificar en:

  • Celulitis infecciosa periorbitraria: cuando aparece en los tejidos oculares.
  • Celulitis infecciosa perianal: es cuando aparece en zonas de la parte externa del recto, causando problemas intestinales y sangrado al defecar.
  • Celulitis infecciosa en brazos manos
  • Celulitis infecciosa en piernas y pies

Como en toda enfermedad, lo mejor es prevenirla, para lo cual se debe evitar contacto con personas que padecen de celulitis infecciosa, pero si por algún motivo se ha tenido contacto, debemos desinfectarnos inmediatamente, no compartir objetos personales que tengan contacto con la piel como toallas, ropa interior, rasuradoras, calzado, etc., si visitamos hospitales o clínicas debemos lavarnos y desinfectarnos las manos ya que en esos lugares pueden haber muchas bacterias en el aire.

Generalmente el tratamiento que brindan los médicos es la toma de antibióticos, cremas para reducir molestias, vacunas  y tratamientos para limpiar y desinfectar las heridas. Lo que se debe lograr es eliminar la bacteria y su propagación a otras partes del cuerpo.

Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.