Si tenemos la suerte de poseer un amplio cuarto de baño podemos decorarlo con grandes accesorios y muebles siempre y cuando respeten el estilo de nuestro hogar. Podemos diseñar un baño minimalista, diferente a los tradicionales, en el que predomine la piedra y la cerámica. La creencia es que un baño minimalista es muy caro, pero esto no es cierto. Podemos renovar nuestro baño a un precio muy asequible. Crear un espacio tranquilo y relajante puede ser económico.

La utilidad del cuarto de baño ha evolucionado con el paso del tiempo. Desde hace décadas, los baños se han utilizado para el aseo personal. Hoy en día, un largo baño de espuma en una cómoda bañera se ha convertido en el momento preferido para descansar y relajarse.

baño minimalista

¿Cómo crear un baño minimalista?

La principal característica es el orden.  Los baños minimalistas solo disponen de lo estrictamente necesario: lavabo, bañera o ducha, inodoro y muebles para almacenar los utensilios de aseo. Los cuartos de baño excesivamente recargados con estanterías no son el espacio idóneo para la relajación, más bien abogan por el caos y el desorden, e incluso, pueden ser agobiantes y claustrofóbicos.

Si queremos un espacio que evoque tranquilidad, debemos tener un espacio despejado y ordenado. Otro aspecto muy importante es la iluminación. Si combinamos los colores y la iluminación adecuada, nuestro baño se puede convertir en un espacio de ensueño. Los colores blancos o azules y las tonalidades crema nos pueden ayudar a crear un ambiente limpio y muy relajante. Estos colores encajan con todos los materiales, por lo tanto, nos puede resultar muy sencillo conseguir un espacio acogedor y estético.

Autor: Revista Feminity.