Si tu poinsetia ha sobrevivido a las fiestas de Navidad, es el momento de informarte sobre sus cuidados para conseguir que llegue hasta las próximas fiestas y reviva tan bonita y tan llamativa como lo ha estado este año.

La poinsetia se conoce también con el nombre de poinsettia y con el de Flor de Pascua, que es el que se utiliza de manera más habitual. Aunque es una planta muy popular, la mayoría de la gente desconoce los cuidados que necesita y por este motivo la planta tiende a morir, debiendo de comprar otra cuando se acercan de nuevo las fiestas.

Por eso, queremos resumir aquí los cuidados de la poinsetia, animando a que todos los que tengan esta planta la cuiden para que vuelva a protagonizar las mesas navideñas al final de este año.

Cuidados de la poinsetia antes de la floración

Las poinsetia comienza el periodo de floración a finales de septiembre, pero hasta esas fechas también precisa de unos cuidados básicos.

-Coloca tu planta en un lugar en el que reciba mucha luz, pero donde no le dé directamente el sol.

-Evita las corrientes de aire, ya que la planta es muy sensible a ellas.

-Evita colocar la planta cerca de un radiador de la calefacción o bajo un aparato de aire acondicionado.

-Riégala hasta que la tierra esté húmeda y espera a que se seque antes de darle más agua.

Cuidados de la poinsetia durante la floración

Los cuidados de la poinsetia durante la floración deben de ser un poco mayores porque es un momento delicado. Pero cuando se llega a esta etapa se está cerca de la recompensa, así que vale la pena un último esfuerzo para ver las preciosas flores de pascua.

-Abona la planta cada quince días.

-Una un spray para mojar las hojas verdes de la planta, pero evita regar con frecuencia la tierra. No mojes las hojas rojas o las flores tendrán manchas.

-Entrado septiembre, la planta comienza a florecer y necesitará mucha oscuridad durante al menos catorce horas al día. Si es posible, pon la planta en una habitación oscura a partir de la tarde y hasta el día siguiente para evitar el exceso de luz. Así, las flores saldrán más bonitas.

¿Qué le ocurre a mi poinsetia?

En algunas ocasiones, vemos que ocurre algo en la planta porque notamos cambios, pero no sabemos exactamente por qué ocurren. Veamos qué cosas perjudican a la planta y cuáles son los síntomas que esta experimenta.

-Corrientes de aire: La planta se pondrá mustia y flácida. Cámbiala a un lugar más tranquilo.

-Ambiente sucio: Las hojas se vuelven pegajosas y la planta tienen en general un aspecto feo. Llévala a otra habitación. Esto sucede con frecuencia cuando la planta está en un lugar en el que hay humos de cocinar o de tabaco.

-Poca agua y poco sol: Las hojas de la planta se vuelven amarillas y pueden comenzar a caer. Riégala un poco más y colócala donde le dé la luz.

-Insectos: En las hojas de la planta pueden aparecer bolitas blancas como de algodón. Se deben de limpiar con un producto desinfectante y comprar algún insecticida adecuado para combatir estos insectos.