Cuando se habla de una dieta blanda se hace referencia a la alimentación que se debe llevar después de un periodo de enfermedad o cuando se ha pasado por ayunas consecutivas. Es importante que sepas que uno de los objetivos de consumir este tipo de dietas es que haya una facilidad al momento de la digestión como tal, de manera que la secreción gástrica no sea estimulada. Cabe mencionar que en procesos de gastritis, ulceras e incluso episodios diarreicos es recomendada la dieta blanda como tal.

Características de una dieta blanda

Cuando te vas a regir por este tipo de dieta debes tomar en cuenta que los alimentos no deben ser irritantes, es decir, es necesario dejar a un lado todo lo que contiene picantes o condimentos excesivamente. También las grasas deben ser minimizadas, es importante que los productos que cocines sean de fácil preparación, de manera que puedan cocerse mediante asados, ebullición e incluso a la parrilla. No olvides dejar a un lado todo lo que contiene salsas o demasiada sal pues pueden irritar el aparato digestivo.

Una dieta blanda incluye todo aquello que es de fácil digestión y que le permite al aparato digestivo trabajar lo menos posible, logrando de esta forma una recuperación pronto y favorable. Entre los ingredientes que se pueden mencionar de la dieta blanda figuran los cereales y las féculas, pero se deben preparar de manera que se consuman como pastas, el arroz debe ser salcochado y pequeñas papillas.

En el caso de las carnes y pescados deben prepararse asados o a la plancha y debe ser cualquier tipo de carne menos las rojas, aquí también se incluyen os embutidos ahumados. Los huevos por su parte se deben consumir pasado por agua hervida, y si es posible en forma de tortilla francesa. En cuanto a las verduras que debes consumir con esta dieta deben cocer en caldos o en forma de puré. Si ingieres legumbres es necesario que sean en pequeñas pociones y primero tienes que quitarle la piel.

Puedes utilizar un poco de grasa y consumirla peo de preferencia que sea aceite de oliva, mantequilla o margarina, suele tolerarse pero no en exceso. En cuanto a las bebidas, se debe evitar el café así como el alcohol y cualquier tipo de zumo que provenga de frutas cítricas, también deja a un lado las bebidas carbonatadas y bebe mucha agua e infusiones.

Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.