El aislamiento acustico se refiere a la capacidad que se tiene, mediante la utilización de productos y herramientas, de aislar o atenuar el ruido en un espacio determinado, es decir, de impedir que algún tipo de sonido pueda penetrar en un medio o, por contra, que ese sonido pueda salir del mismo. Un claro ejemplo de esto pueden ser las cabinas musicales que insonorizan y así los cantantes pueden grabar los discos sin que se oiga ningún tipo de ruido de fondo aunque, en la otra habitación, estén hablando.

El aislamiento acustico no es algo que sirva mucho en los hogares, salvo que se necesite, pero en ocasiones sí que puede ser necesario en tiendas como por ejemplo librerías o bibliotecas que necesitan un ambiente más silencioso. Colocarlo no es difícil si bien hay que tener en cuenta algunos factores básicos que inciden en el éxito mayor o menos que tiene el aislamiento. Entre ellos está:

  • El factor másico, que se refiere a la masa de los elementos pues, a mayor masa, o mayor cantidad de producto, mayor resistencia habrá a la onda sonora.

  • El factor multicapa, cuando se hace un aislamiento acustico basado en varias capas.

  • El factor de disipación, donde se mejora el aislamiento si hay, entre dos capas, un material absorbente que suele caracterizarse por ser de poca densidad y muy poroso.

Si quieres poner en tu hogar o negocio un aislamiento acustico lo mejor es ver qué tipos de materiales podrían ser los más adecuado dependiendo de la ubicación y de otras características que pueden afectar a tu alrededor.