Los expertos en belleza han estudiado a fondo las propiedades del aceite de argán, que se han utilizado desde hace años para mejorar la textura de la piel. Ahora este aceite milagroso se ha puesto de moda por sus múltiples beneficios para el rostro porque lucha contra la piel seca, nutre y regenera. Los resultados son increíbles.

Este aceite se extrae de una planta que sólo crece en la zona sur de Marruecos, la Argania spinosa, que únicamente ofrece unos pocos frutos al año por lo que es complicado encontrar grandes cantidades y el precio es elevado. Una de las características de este árbol milenario es su capacidad de sobrevivir frente a duras adversidades meteorológicas. El proceso de recolección de estos frutos lo hacen las mujeres bereberes quienes una vez recolectados, los secan en el suelo y lo machacas hasta extraer las “almendras! que hay en su interior. Éstas se trituran hasta tener una pasta de aspecto viscoso que se amasa para obtener el preciado aceite.

El aceite de argán es rico en Omega 6, Omega 3 y vitamina E, antioxidantes que se aconsejan para prevenir que la piel se envejezca y el desecamiento prematuro. Así aplicando el aceite en el rostro lo hidratas y le aportas luminosidad. Es bueno para cualquier tipo de piel  y aplicándolo en el cabello refuerza su estructura y repara las puntas abiertas.

Se recomienda utilizar aceite 100% puro, aunque la mayoría de empresas de cosmética utilizan en su fórmula pequeñas cantidades.

aceite de argán

Autor: Amparo.