Muchos hemos acabado la Navidad con un par de quilos más, y es que los excesos navideños provocan que la mayoría engordemos una media de entre dos y cuatro quilos. Ahora llega la segunda parte: ¿qué hacemos para perderlos? Dieta y ejercicio, acompañados de abdominales isométricos, que nos ayudarán a reducir la grasa corporal acumulada.

¿Qué son los abdominales isométricos?

Los abdominales isométricos son los que ejercitan el músculo a través de la contracción, pero sin movimiento, con lo que se consigue mantener una posición estática específica. Con este tipo de abdominales el musculo trabaja mucho más porque no hay descanso durante el ejercicio. Por ello, debes saber que no son recomendables para las personas hipertensas, pues al no haber descanso, hay un exceso de tensión arterial.

¿Cómo se hacen los abdominales isométricos?

Hay diferentes modalidades dependiendo del grado de dificultad del ejercicio. La más básica, es lo que se conoce como plancha isométrica. Para un nivel de principiante, debemos colocarnos boca abajo, mirando al suelo, con las rodillas apoyadas y los codos también. La cadera no debemos levantarla demasiado y debemos contraer el abdomen haciendo toda la fuerza que podamos.

Superado este nivel inicial, nos apoyaremos sobre las puntas de los pies, que estarán flexionadas, los brazos estirados, y nos apoyaremos en las manos. De esta forma tendremos el cuerpo estirado, como si fuese una plancha y de nuevo haremos la fuerza en el estómago.

La duración de las series dependerá de la forma física de cada uno, cuando empecemos podemos hacerlas de 20-30 segundos cada una, para ir aumentando el tiempo a medida que resista nuestro cuerpo.

Con este tipo de ejercicios además de trabajar el abdomen, también trabajas la zona de hombros, brazos y glúteos, con lo que es uno de los ejercicios más completos que podemos hacer para perder volumen.

Abdominales isométricos

Abdominales isométricos para expertos

A  este abdominal isométrico, que podemos decir que es el básico, se le pueden añadir variaciones para incrementar su grado de dificultad, como ahora, sustituir el suelo por un balón medicinal o un fitball, mucho  más inestable lo que nos obliga a contraer mucho más el abdomen.

Si queremos un grado de dificultad mayor, una vez en posición de plancha isométrica, levantaremos una pierna o un brazo. De este modo perdemos un punto de apoyo, con lo que la inestabilidad es mayor y con ella la fuerza  que debe realizar nuestro abdomen. Como vemos los abdominales isométricos nos ofrecen muchas posibilidades, dependiendo de las posibilidades de cada uno, y sobre todo para intentar ir superándonos cada vez un poco más.

Ahora bien, recuerda que para perder peso y volumen, este tipo de abdominales debe estar acompañado de una dieta y de otro tipo de ejercicio más completo.

 

 

 

 

 

 

Autor: M.B..