¿Quieres transformar la grasa en energía? Empieza hoy mismo con el ejercicio de alto impacto.

Las rutinas HIIT (High Intensity Interval Training) han sido diseñadas para que aproveches al máximo el tiempo que dedicas a ejercitar tu cuerpo. Se trata de series de ejercicios de poca duración, pero de alta intensidad, que han supuesto toda una revolución en las rutinas de entrenamiento deportivo.

Ya no tienes excusa para seguir posponiendo el momento de ponerte en forma. Las rutinas HIIT para quemar grasa tienen todos los ingredientes necesarios para que puedas integrarlas en tu vida habitual, sin que te suponga una molestia. Son sesiones cortas, perfectamente compatibles con el resto de las actividades de tu día a día. Porque para quemar grasas de manera efectiva y sentirte más enérgico y vital no hace falta emplear más tiempo del necesario.

Estos ejercicios de fitness de alta intensidad, en combinación con dietas variadas y ajustadas a tus necesidades nutricionales reales, te ayudarán a poner a punto tu cuerpo tanto por fuera como por dentro. Y es que el ejercicio de alta intensidad no solo está pensado para que luzcas una figura atractiva y tonificada. Estas rutinas para quemar grasa también te ayudan a conocer tu cuerpo y su resistencia, así como a mantenerlo en armonía con un espíritu optimista y feliz.

¿Quieres saber cómo alcanzar todas estas metas de un modo eficaz y, sobre todo, muy divertido? A continuación, te mostramos 5 rutinas de ejercicios de alta intensidad a intervalos que no pueden faltar en tu plan para acabar con la grasa:

Rutina de ganancia de fuerza y músculo (día 1)

2 series de sentadillas de 12 repeticiones (descanso de 1 minuto entre series) / 1 serie de 12 repeticiones de curl femoral (descanso de 45 segundos) / 2 series de press inclinado de 8 repeticiones (descanso de 1 minuto entre series) / 2 series de remo con polea baja de 6 repeticiones.

Rutina de tonificación (día 2)

1 serie de press de banca de 7 repeticiones (descanso de 45 segundos) / 1 serie de press militar de 7 repeticiones (descanso de 45 segundos) / 1 serie de dominadas lastradas para bíceps de 7 repeticiones (descanso de 45 segundos) / 1 serie de sentadillas de 15 repeticiones (descanso de 45 segundos).

Sesión centrada en ejercicios de tirar (día 3)

Calentamiento en cinta de un minuto intenso (descanso de 30 segundos) / 1 serie de remo sentado e 7 repeticiones (descanso de 60 segundos) / 1 serie de peso muerto y piernas rígidas de 7 repeticiones (descanso de 30 segundos) / 1 serie de pájaros de 7 repeticiones (descanso de 45 segundos).

Rutina para el tren inferior y el trapecio (día 4)

2 minutos de bicicleta intensa (descanso de 60 segundos) / 1 serie de sentadillas de 15 repeticiones (descanso de 45 segundos) / 1 serie de elevación de talones de 15 repeticiones (descanso de 45 segundos) / Paseo del granjero hasta el fallo (descanso de 90 segundos).

Sesión centrada en ejercicios de empujar (día 5)

5 minutos de carrera intensa en cinta (descanso de 90 segundos) / 1 serie de press militar de 8 repeticiones (descanso de 60 segundos) / 1 serie de press de banca de 8 repeticiones (descanso de 60 segundos) / 1 serie de sentadillas de 8 repeticiones (descanso 90 segundos) / 1 serie de giros rusos con mancuerna hasta el fallo (descanso de 90 segundos).

Repite estas rutinas cada dos días o en días alternos (según te sientas y según vaya respondiendo tu cuerpo). Estas sesiones tienen una duración aproximada de entre 10 y 20 minutos. ¿Te sientes con fuerzas? Repite por orden los ejercicios que integran cada una de estas propuestas hasta que hayas completado esos 10 – 20 minutos de entrenamiento.

Allí donde las rutinas de ejercicios comunes no resultan demasiado atractivas, el entrenamiento HIIT encuentra su espacio particular. Si no te convence la idea de hacer sesiones de 50 minutos de ejercicio tres veces por semana, ¿qué tal si pruebas a concentrarlo todo en menos de 15 minutos al día? El trabajo de alta intensidad implica mucho menos tiempo de entrenamiento y, sin embargo, ofrece unos resultados tanto o más satisfactorios que los ejercicios de toda la vida. ¿A qué esperas para ponerte a ello?