A la hora de comprar colchones viscoelasticos Bedland o elegir otros materiales siempre surgen dudas sobre cuáles son sus beneficios reales frente a otras posibilidades. En este artículo repasamos sus cinco beneficios más importantes para que puedas decidir si es el colchón que mejor se corresponde a tus necesidades concretas.

  1. Tienen la firmeza adecuada: Los colchones cuentan con una clasificación del 1 al 10 en relación a su firmeza. Distintos estudios a lo largo de los años han descubierto que el mejor colchón es aquel que tiene una firmeza de alrededor de 6, ni demasiado blando como los colchones de látex y espuma ni demasiado duro como los colchones de muelles. Hay que mencionar que la dureza necesaria es diferente según la fisionomía del propio cuerpo por lo que una persona más voluminosa puede necesitar una firmeza algo superior así como alguien más ligero una inferior. Los colchones viscoelásticos se mueven entre esos estándares recomendados por la ciencia y que necesita nuestro cuerpo para optimizar al máximo nuestros periodos de descanso.
  2. Evita dolores de cuello y espalda: Los colchones viscoelásticos reparten el peso a lo largo de todo el colchón. Esto hace que se evite los dolores por la presión en una zona del cuerpo determinada como suele ocurrir con otros colchones en el cuello y en la espalda. Los colchones viscoelásticos son los más recomendados también para aquellos que sufren insomnio o dolores crónicos en determinados lugares de su cuerpo. Son los más recomendados para aquellos que tengan problemas en las articulaciones, lumbares o muscular de cualquier tipo.
  3. Reduce los microdespertares: También por la razón mencionada anteriormente y al repartir la presión evita los habituales microdespertares causados por malas posturas al dormir o por problemas de insomnio. También ofrece un descanso más óptimo debido a determinada sensación de ingravidez que algunas personas sienten mientras duermen con este tipo de colchón. Dormir seguido hace que nuestro cuerpo tenga un mejor rendimiento al despertar ya que no interrumpe los procesos por los que el mismo se recupera durante el sueño.
  4. Permite dormir en pareja: Los colchones viscoelásticos son la mejor opción disponible si se duerme en pareja. La razón es que al adaptarse al propio cuerpo y al movimiento del mismo, la otra persona que esté durmiendo en el colchón no notará el movimiento ni sentirá la presión del peso del otro individuo, como ocurre en el resto de los colchones. Esto ayuda a generar una sensación de descanso superior en aquellos que duermen en compañía que habitualmente suelen dormir peor que los que lo hacen en solitario.
  5. Es compatible con la mayor parte de las bases: Salvo los somiers de muelles, que casi ya no se producen y que puede dañar al colchón, los colchones viscoelásticos pueden colocarse sobre el resto de bases disponibles en el mercado. Las más habituales como las bases tapizadas o los somiers de láminas son perfectos para que el colchón viscoelástico se mantenga en las mejores condiciones el mayor tiempo posible.

Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.