Si estás leyendo este artículo es porque deseas bajar de peso, seguro sueñas con tener un abdomen plano y mejorar tu figura pero sin someterte a una dieta estricta, y sin dejar de comer. Te comentamos que es posible adelgazar, contamos con el testimonio de dietistas experimentados y personas que sufrieron obesidad y sobrepeso, que siguieron estos consejos y consiguieron sus objetivos.

Para perder peso te recomendamos trabajar en estas cuatro áreas:

– Selección de Alimentos
– Ejercicio Físico
– Higiene Mental
– Compras y consumo de alimentos
Los consejos que verás a continuación se corresponden con estos cuatro aspectos y esperamos que te den resultado, en caso que no sea así, recuerda que cada organismo es diferente, y siempre lo mejor es acudir a un nutricionista, que te ofrezca ayuda especializada para perder abdomen y bajar de peso.

– Selección de Alimentos

¿Qué alimentos debo y no debo comer?

1. Reduce los azúcares. No es recomendable comer bollería, dulces, pastelería…
2. No endulces tus bebidas. Todas las bebidas tienen un sabor natural que no requiere reforzamiento con azúcares, ni edulcorantes. Acostúmbrate a beber la leche, el té, el café, los zumos de frutas tal cual son, sin azúcar.
3. No bebas refrescos industriales enlatados. Di adiós a la coca cola, la pepsi cola y todas esas bebidas embotelladas llenas de sustancias artificiales con las que tu organismo apenas puede lidiar. En su lugar toma las frutas y conviértelas en zumos naturales.
4. Evita las pastas y el arroz. Si no tienes más opción, elige pasta y arroces integrales.
5. Evita consumir patatas y maíz en cualquiera de sus formas. No chips, no puré…
6. Evita los lácteos: di adiós a la leche entera, la nata, la mantequilla y los quesos altos en grasas como el manchego, el queso en crema, quezo de cabra…
7. Evita los aderezos cremosos. Para vestir y potenciar el sabor de tus ensaladas usa zumo de limón y aceite de oliva.
8. Evita la bebidas alcohólicas.
9. Come alimentos hipocalóricos, pero que en total no sean menos de 1500 calorías por día.
10. Antes de cada comida bebe un vaso de agua a temperatura normal, si es fría es perjudicial para los jugos gástricos y la eficiencia de la digestión.

– Ejercicio Físico

¿Qué ejercicios físicos debo hacer? ¿Es imprescindible ejercitar mi cuerpo?

1. ¡Haz ejercicio! Al menos 30 minutos, 4 días a la semana.
2. Si nunca has hecho ejercicios físicos se progresiva. Es mejor empezar por 10 minutos y poco a poco ir subiendo en tiempo e intensidad, que hacer una hora al día y quedar rendida e incapaz de hacer más ejercicios al día siguiente.
3. Elige ejercicios en los que sudes: caminar, subir y bajar escaleras, trotar, correr, bailar, andar en bicicleta, yoga, etcétera.
4. Bebe entre dos y tres litros de agua cada día. Es la mejor manera de eliminar toxinas y preparar tu cuerpo para el deporte.
5. Si tus condiciones físicas no te permiten hacer ejercicios, al menos has movimientos diarios de todas las articulaciones de tu cuerpo. Empieza de la cabeza a los pies y muévelo todo: rodillas, cuello, tobillo, hombros, muñecas, codos, dedos de pies y manos…
6. Cada día medita durante 15 minutos o más si puedes. La meditación te ayudará a centrarte en ti misma, conseguir silencio y espacio para escuchar tus necesidades. Busca la que más se ajuste a tu personalidad: Vippasana, Zen, Dinámica…
7. Nunca hagas ejercicios físicos intensos después de comidas abundantes, espera como mínimo tres horas.
8. Después de cada comida, es recomendable hacer 15 minutos de reposo, y luego sal a caminar despacio durante 15 minutos, eso te ayudará a nivel metabólico a quemar más fácilmente lo que ingieres.
9. Es importante dormir bien y tantas horas como necesites al día. Un estudio de la Universidad de Washington demostró que las personas que duermen más de 7 horas al día, si llevan un estilo de vida saludable, mantienen y reducen su peso.
10. Para bajar de peso de forma saludable es imprescindible hacer ejercicios físicos, porque reduces la grasa, aumentas la masa muscular, mejoras tu metabolismo y salud integral.

– Higiene Mental

¿De dónde bien mi hambre? ¿Por qué como tanto?

1. No comas cuando estás enfadada. Asociaras la causa de enfado a la comida, y tendrás una pésima digestión.
2. No comas cuando estés triste. Comer te desvía la mente de la tristeza y te da una satisfacción inmediata, pero luego que termines la ingestión la tristeza volverá.
3. No piques entre comidas por ansiedad, por aburrimiento, si te viene un antojo ten a mano una manzana y cómela despacio; o sino haz algo que te distraiga: una ducha, leer, llamar por teléfono a una amiga, andar…
4. Come solo cuando tengas hambre. ¿Cómo saber si tengo hambre o solo un gusanillo de capricho por comer? Cierra los ojos, respira profundamente tres veces, ponte una mano en el estómago y siente. Cada cuerpo es diferente, y da los mensajes diferentes, pero si realmente tienes hambre no sentirás ruido de digestión bajo tu mano, y tu estómago lo sentirás muy vacío, y tu cuerpo estará ligero.
5. Come sola. Sí, sabemos que comer es un acto social, que disfrutas en grupo, pero para tu organismo y bajar de peso lo mejor es que comas sola. Que seas consciente de lo que comas, y que mantengas silencio.
6. Oblígate a comer sentada.
7. Agradece en silencio a los alimentos que comes. Piensa que lo que comerás se incorporará a tu cuerpo, que es sagrada, que es tu templo, que es tu patrimonio más valioso para alcanzar las metas que te propones en el plano profesional, familiar, social. No importa si tienes fe religiosa o no, dale gracias a tu cuerpo por su capacidad de digerir, pídele que incorpore los nutrientes de lo que comes, que convierta esos alimentos en salud, en vitalidad, en amor en cada una de tus células.
8. Cada semana, el domingo, justo al levantarte de la cama, pésate y anota en un diario el peso que tienes, los pensamientos que te vienen con ese peso, qué has hecho significativo esa semana para alcanzar ese peso.
9. Si no bajas de peso tan rápido como deseas, e incluso si subes, mantén la paciencia y la esperanza. Busca a un espejo y habla contigo misma. Sé honesta, dialoga con tu cuerpo y mímalo con un automasaje de aceite en toda tu piel, mientras te comentas en voz alta lo que quieres conseguir (bajar de peso, reducción de cintura..) y qué plan tienes para conseguirlo.
10. Huye de las dietas milagro, de los ayunos prolongados y de la reducción drástica del volumen de comidas. Lo mejor es que pierdas peso poco a poco, de lo contario lo que pierdas lo ganarás de nuevo, porque aunque tu cuerpo reduzca su peso, a tu cerebro le toma más tiempo acostumbrarse a esta nueva condición. Lo ideal es seguir un sistema que te permita perder entre 15 y 20 libras por año, de forma constante cada mes.

– Compras y consumo de alimentos

¿Cómo no caer en la trampa de comer y comprar más de lo que necesito?

1. Ingiere al menos 3 comidas al día: desayuno, comida y cena. Todas son importantes, no te las saltes.
2. Entre una comida y otra deja como mínimo unas 3 horas para que puedas hacer una correcta digestión.
3. El volumen de todos los alimentos que comas en cada una de las comidas no debe superar a lo que te cabe en las dos manos juntas en forma de cuenco. El tamaño natural de tu estómago es proporcional a tus dos manos juntas en forma de cuenco. Piensa que antes de tener vasijas, las manos fueron el recipiente espontáneo que uso nuestra especie para alimentarse.
4. Cuando vayas de compras, crea antes una lista de los alimentos que necesitas y evita dar paseos por los pasillos.
5. Prohibido ir a comprar alimentos con el estómago vacío. Comprarás más de lo que necesitas guiada por tu hambre, mejor come una manzana y luego bebe un vaso de agua antes de poner un pie en el supermercado.
6. Evita comer frente a la televisión o la computadora, sé consciente de lo que coms, disfruta cada bocado, pon atención a la comida. Comer es un ritual de autocuidado que debes hacer de forma consciente, prestando atención a qué comes y cómo comes.
7. Mastica. Tu estómago no tiene dientes. Para una mejor absorción de los nutrientes los alimentos deben llegar al estómago convertidos en papilla.
8. Come despacio. La sensación de saciedad demora entre 15 y 20 minutos en llegar al cerebro, así que tómate tu tiempo, y verás que antes de que termines el plato ya estás satisfecha, y claro si estás llena, para inmediatamente de comer.
9. Imagina que divides tu estómago en cuatro partes iguales. Cada porción para una digestión perfecta debe contener: aire, agua, jugos gástricos y alimentos. Por tanto es incorrecto comer y llenarse a tope de comida y de agua.
10. Después de comer, trata de permanecer sentada y tranquila, sin hacer nada durante 15 minutos.

Artículo enviado por Yasnaya Guibert Masso de Redactor 365

¡Totalmente recomendable! Estupendo artículo.

Autor: Revista Feminity. Los artículos redactados por el equipo de Revista Feminity son aquellos que se refieren a las opciones y noticias sobre esta web, así como la edición de artículos enviados por usuarios a través de la sección COLABORA.