Herencia de los 80, las mallas vuelven esta temporada para quedarse. Te demostramos cómo puedes llevarlas en cada ocasión.

En la disco Consigue un punto sexy combinando tus leggings con transparencias en el torso y un punto moderno poniéndote una mini encima de tus leggings. ¡Estarás completamente irresistible y caerán rendidos a tus pies! Acertarás de pleno jugando con los complementos (cinturón, bolso y botas) para que destaquen sobre tu modelito.

De cena Un punto romántico y una estética sofisticada para ir a esa cena a la que te han invitado, ya sea una cita íntima con tu chico o uno de los encuentros de sábado noche que hace el “cocinitas” del grupo. Juega con bisutería étnica para dar el toque de look de noche a tu indumentaria. Un vestido vaporoso con leggings debajo te permitirá estar cenando en cualquier sitio con un estilo de lo más cuidado.

De concierto Necesitas ir cómoda para poder saltar a tu gusto cuando tu grupo preferido toque los temas que más te molan. Muñequera con gracia (rosa), bandolera en la que te quepa todo y que no moleste a la hora de bailar… y botas cómodas y con algo de tacón ancho (para ver algo de lo que pasa sobre el escenario). Para aprovechar a tope la noche haz tuya la máxima de ‘menos es más’, así conseguirás mayor libertad de movimiento.

De tiendas Mini chaqueta para no resfriarte de tanto entrar y salir de los establecimientos, bermudas que te dan un aire actual… ¡y deportivas para patearte toda la ciudad en busca de esa prenda tan especial que parece diseñada directamente para ti! Durante el día y por la calle busca la parte más práctica de los leggings y viste holgada, cómoda y… ¡abrigadita!