Es una pieza de los más transformable. ¡Mira los modelitos que puedes conseguir con uns simple rectángulo de ropa!

a. Top + falda

Parecen dos piezas… ¡pero solo es una! Pásate el pareo por debajo de las axilas y átatelo sobre el pecho. Haz que te quede toda la ropa detrás y crúzala. Con las dos puntas restantes, llévalas hacia delante y átatelas a la altura de la cadera. Voilà!

El modelito resulta de lo más sexy tanto para estar en el chiringuito de la playa como en el bar de la piscina.

b. Pantalón hidú

Anúdate el pareo por detrás de la cintura (como si fuera un delantal). Pásate la ropa por en medio de las piernas de forma que quede detrás. Coge los extremos de ropa restantes y anúdalos encima del ombligo. Para que el acabado sea perfecto, enróllate la parte de la cintura como si fuera un canelón (así no se verán las puntas).

Un punto hippy y tope cómodo, que te irá de perlas si en verano te gusta dar paseos en bicicleta. Este diseño es de los más sencillos de realizar… ¡y posiblemente también el más estiloso!

c. Túnica romana

Pásate el pareo por debajo de las axilas y con las puntas átalo detrás del cuello. El toque fashion lo conseguirás poniéndote un cinturón, que deje la abertura que tú desees.

Si quieres quedarte con el personal, no dudes en hacerte esta versión, ¡es de lo más favorecedora!

d. Minivestido

Átate dos puntas del pareo en la espalda. Con los extremos inferiores, “súbete” un trozo de tela (a la medida que a ti más te guste) y hazte un nudo también en la parte trasera, de forma que te quede como más ajustado. Un truco: puedes ponerte un pequeño cinturón que no se vea y dejar la parte del cuerpo más holgada.

Quedarás de lo más fashion… si tienes las piernas bonitas. Si no, mejor opta por el “b” o el “c”.

Búsquedas relacionadas:

Autor: Laura. Soy una blogger amante de la moda, me gusta cuidarme y llevar una vida sana. Comparto mis gustos y aficiones así como temas interesantes.