¿Sabes cómo se limpia el congelador sin utilizar productos químicos? Muy sencillo, sólo tienes que utilizar varios productos naturales que pueden dejarlo incluso más limpio: con estos remedios DIY tendrás un refrigerador limpio…  ¡y sin moho!   Tanto de la limpieza del exterior de la plataforma interna de la nevera, he aquí varias ideas simples y efectivas que protegerán tu congelador de los malos olores y que se pueden aplicar sin necesidad de apagar la nevera. Retira todos los alimentos en el refrigerador y vacíalo para limpiar a fondo todos los rincones.

  1. Limpia el congelador con bicarbonato de sodio

  Mezcla medio litro de agua y una cucharada de bicarbonato de sodio, y empaña un trapo para poder limpiar la superficie. Con ello, conseguirás eliminar las manchas que se encuentran dentro y fuera de la nevera. Puedes utilizar la misma composición para limpiar el interior de la nevera.

  1. Humedece con vinagre blanco

  Humedece un paño con un poco de vinagre blanco para eliminar las manchas de alimentos más resistentes, los que no se eliminan con la mezcla de agua y bicarbonato de sodio.   Usa, asimismo, vinagre blanco para la limpieza de los compartimentos o rejillas de vidrio que se puedan extraer. Pon en remojo en un recipiente dos litros de agua y una taza de vinagre blanco y déjalo reposar durante media hora.

  1. Usa un paño antiestático

Para limpiar el exterior del congelador sólo tienes que pasar un paño antiestático que recogerá todo el polvo. También en la parte posterior, sigue el serpentín de refrigeración, con el que conseguirás retirar todo el exceso de polvo. De esta manera, aumentarás la eficiencia al reducir el consumo de energía del aparato.

  1. Jugo de limón con una taza de agua

  Después de quitar las manchas de comida de la nevera con soluciones que contengan vinagre y bicarbonato de sodio, mezcla el jugo de un limón en una taza de agua. Pasa un paño de microfibra humedecido con agua y limón sobre todas las superficies interiores del congelador. Para una mayor comodidad, puedes poner la mezcla en una vieja caja de detergente y rocíe directamente donde se necesita. De este modo, eliminarás los malos olores en el frigorífico y darás una fragancia fresca.

Autor: Revista Feminity.